Artículos

El TRX®: La mejor herramienta para no lesionarte

La escalada es una actividad deportiva muy compleja donde se utilizan varios grupos musculares y activamos continuamente la musculatura estabilizadora del cuerpo debido a la diferencia entre nuestro centro de gravedad y la base de sustentación. En este proceso desarrollas un desequilibrio entre la musculatura que usas y su antagonista. Desde Sputnik Salud te proponemos el TRX como una herramienta para compensar tu musculatura, mejorar tu rendimiento y evitar lesiones.

 

Empecemos desde el principio

El cuerpo está organizado por músculos que realizan una acción (agonistas) y por otros grupos musculares que realizan la acción contraria (antagonistas). Cuando realizas la misma actividad por primera vez y/o lo haces de manera continua, desarrollas y adaptas tu musculatura agonista a este nuevo escenario o rutina. En es momento comienza a producirse una descompensación a nivel muscular, tendinoso y de los ligamentos principalmente. Si tu musculatura agonista (la que realizas en una actividad concreta) y su antagonista (la musculatura que realiza el movimiento contrario) no se encuentran en equilibrio y compensadas, lo más probable es que aparezca una patología en forma de lesión. Además tu rendimiento deportivo nunca será el óptimo.

La mejor manera para evitar ese desequilibrio y así activar y desarrollar aquellos grupos musculares que no usamos apenas en nuestro entrenamiento de escalada es realizar ejercicios específicos y complementarios en nuestro entrenamiento diario y/o semanal.

 

¿Cómo lo hacemos? El TRX®

Hay muchas maneras de activar la musculatura antagonista, pero una de las mejores respuestas que tenemos para darte hoy, es usando el TRX® (Total-body resistance exercise)

Al igual que cuando escalamos, cuando usamos el TRX®, nuestro centro de gravedad se encuentra fuera de nuestra base de sustentación. De esta manera, cuando realizas ejercicios específicos con el TRX para trabajar sobre los antagonistas de la escalada, también activas tu musculatura estabilizadora. Esto convierte al TRX en una de las mejores herramientas que tenemos a nuestro alcance y te aconsejamos usar desde Sputnik Salud. El TRX complementa tu entrenamiento, compensa tu musculatura dándote ese equilibrio muscular necesario para evitar futuras lesiones  y mejora tu rendimiento. 

 

Manos a la obra: 3 Ejercicios prácticos

El siguiente paso sería hacer una planificación adecuada del entrenamiento de antagonistas. Aunque con el TRX® se pueden trabajar todos los grupos musculares del cuerpo, los que nos interesa en este momento son los extensores de cadera, aproximadores de escápula y extensores de codo principalmente y todos se pueden ejercitar con la ayuda de esta herramienta. 

A continuación te proponemos  una ejercicio de nivel básico de cada zona para que empieces con una rutina que te ayude en esa compensación muscular tan necesaria.

Extensores de cadera

                                          

 

Aproximadores de la escápula

                                          

 

Extensores de los codos

                                          

Por último, recordar que siempre hay que tener en cuenta la correcta ejecución de los ejercicios. Un ejercicio mal ejecutado también puede crear sobrecargas musculares por compensaciones de otra musculatura diferente a la que en verdad queremos trabajar. También debes tener muy en cuenta, el número de repeticiones, las series y sobre todo la intensidad de cada ejercicio. Una de las ventajas del TRX es que cada ejercicio puedes modificarlo y adaptarlo a tu nivel o a la intensidad que necesitas dependiendo de en que punto del entrenamiento te encuentres.

Lo ideal es  que un profesional haga una buena valoración de tu musculatura (agonista y antagonista) para decidir de qué manera trabajar, así como que supervise cada ejercicio para asegurase una correcta ejecución de los mismos.

 

Por Rubén Martinez